14 sep. 2017

Este 15 de Septiembre se cumplen 30 años del Metro Puente de Cal y Canto

Este 15 de septiembre se cumplen 30 años de la extensión del Metro hasta la estación Cal y Canto. Una obra que significó no sólo revitalizar la zona de Mapocho, sino que llevó al descubrimiento de los restos del Puente de Cal y Canto.

A continuación les ofrezco algo de su historia, que recopilé mirando la prensa de la época.


Via earthferrocarrilesch

Las obras para extender la Línea 2 hasta Cal y Canto comenzaron el 21 de diciembre de 1984, y se realizaron al mismo tiempo que continuaba la planificación de la Línea 3, lo que involucró, por ejemplo, reuniones con los comerciantes de las calles Ahumada, Puente e Independencia para conocer sus impresiones sobre los efectos que tendría la ubicación de la estación para sus negocios.
La construcción de la hasta entonces proyectada como estación Mapocho del Metro (nombre que probablemente hubiera provocado confusión con el homónimo terminal ferroviario) se encontró el 20 de febrero de 1986 con una obra monumental de la arquitectura colonial chilena.
Se trataba del famoso Puente de Cal y Canto, mandado a construir por el Corregidor Luis Manuel de Zañartu para conectar el corazón de Santiago con el sector el otro lado del río Mapocho, conocido como la Chimba.

Antes del de cal y canto, había existido un puente de ladrillo hasta 1748, pero se lo había llevado el río. El denominado “puente de palos” lo reemplazaba desde entonces, pero no permitía el cruce de carruajes.
Metro Cal y Canto - Santiago, Chile
Este puente de Cal y Canto fue una obra pública de gran envergadura para el contexto colonial chileno. Diseñada por José Antonio Birt, fue terminada en 1782 tras años de arduos trabajos en los que se usó mano de obra de presos y esclavos. Fue demolido con gran polémica en 1888, para facilitar la canalización del Mapocho (los famosos tajamares, que también aparecieron en Providencia gracias a trabajos del Metro) y ganar al lecho del río el terreno que se extiende donde hoy tenemos el Parque Forestal y la Estación Mapocho.
Metro Cal y Canto - Santiago, Chile
El descubrimiento de los restos del puente, más específicamente de algunas de las "cepas" de las bases que le sustentaban, llevó a arquitectos del Metro a rediseñar el proyecto para incorporar algunos restos a la estación, lo que fue aceptado por la dirección general del servicio (aún dependiente del MOP).
Construcción de la estación Cal y Canto, L2, frente a la Estación Mapocho,
inaugurada en 1987. Más fotos históricas aquí.
Con esto se definió el nombre de Puente de Cal y Canto para la estación (en lugar de Mapocho), se revistió el interior en un estilo de orientación "colonial" y se instaló una de las tres cepas en uno de los accesos al tren subterráneo.
Metro Cal y Canto - Santiago, Chile
La conservación y homenaje realizado al antiguo puente son impresionantes. Pero los sueños de algunos iban aún más allá, como los que expresaba el entonces director de arquitectura del MOP, Erwin Weil, a la revista Ercilla, los que resultaron exagerados: “se podría girar la galería de acceso y hacer que el muro oriente de dicha galería sea transparente, con rejas. Entonces los pasajeros podrán observar las cepas”.
Tampoco se concretó el deseo del historiador Luis Valencia Avaria, quien llamaba a construir un museo en el lugar, y menos aún los deseos de el arquitecto y miembro entonces del Consejo de Monumentos Nacionales, Fernando Riquelme Sepúlveda, quien inició una campaña para reconstruir la obra.
Como señalaba el ingeniero a cargo de la excavación, Ricardo Ossandón, a Las Últimas Noticias en febrero de 1986, era “prácticamente imposible” modificar el trayecto del tren subterráneo, y paralizar las excavaciones tampoco era opción, pues involucraría “una enorme pérdida de dinero”.
Una concesión que sí hizo la empresa fue el despejar los restos del puente a mano, en lugar de usando maquinaria pesada. Fueron así desmontados piedra por piedra, siendo rearmado unos de los cepos en el acceso nororiente a la estación. Pero nada fue tampoco de la idea preliminar que enunciaba a LUN el intendente Osvaldo Hernández, de “instalar los pilares sobre la superficie” y así “dar una sensación de cómo era el puente de Cal y Canto”.
Lamentablemente, durante las excavaciones murieron dos trabajadores, Osvaldo Vera y Miguel Millán.
Primer tren de pruebas entrando a Cal y Canto, via:
fotolog.com/subway_metrosa
Finalmente, la estación fue inaugurada el 15 de Septiembre de 1987, con la presencia del General Pinochet.

Estación fantasma

Las líneas del Metro siempre se diseñan con años de anticipación, y cada obra se hace pensando en las ampliaciones que vendrán. Por eso es que la estación Cal y Canto fue construida con andenes que le permitieran conectar con la tantas veces postergada Línea 3, algo que la hizo la estación más grande del servicio capitalino construida hasta entonces. Estos se ubican debajo de la vía férrea en funcionamiento desde hace ya 30 años, por lo que han sido calificados como una “estación fantasma”, más famosamente por el programa Plaza Italia de Canal 13 Cable, que mostró estos andenes a través de una cámara oculta. Finalmente Cal y Canto conectará con la línea 3, pero no a través de los andenes construidos originalmente para ello.

La línea 3 fue proyectada desde la aprobación del proyecto de tren metropolitano en 1968, como su nombre indica, para ser inaugurada luego de las líneas 1 y 2. Pretendía inicialmente conectar desde la avenida Dorsal, por Independencia hacia el sur, pasando por Mapocho, Puente, la Plaza de Armas y Arturo Prat hasta enfilar al oriente por las avenidas Matta e Irarrázaval terminando en la Plaza Egaña.
Proyecto del Metro de Santiago para 1987.
Via ravmn.cl
En agosto de 1984 se aprobó este trazado y para febrero del año siguiente se había firmado con la banca francesa para financiar la construcción del primer tramo, entre la Plaza Chacabuco y la estación Universidad de Chile. Pero vino el terremoto grado 8 en la escala de Richter del 3 de marzo y primó el usar los recursos fiscales para la reconstrucción del país.

Un editorial de El Mercurio acusaba como responsable de la postergación de la Línea 3 en 1985 a una imposición presupuestaria del Banco Mundial, con el cual Chile renegociaba su deuda externa tras el rescate que debió pedir durante la crisis económica de 1982.

Más tarde el crecimiento poblacional de La Florida y Puente Alto implicarían la priorización de las líneas 5 y 4 por sobre de la Línea 3, que finalmente verá la luz en la segunda mitad de 2018.
Una curiosidad: La estación Cal y Canto conectó con el brévemente resusitado sistema de trolebuses en Santiago, a principios de los 90. Fuente de la foto y más información: trolleybusvalparaiso.blogspot.cl.

Números

Para la ampliación de la línea 2, Metro invirtió US$ 17 millones propios, además de contar con un préstamo de US$ 5.150.000 (de 1985, equivalentes a casi US$12 millones de hoy), proveniente de bancos franceses, país de origen del material rodante usado por nuestro tren subterráneo. La construcción de la estación Puente Cal y Canto significó la inversión de $5.417.000.000 de la época ($39.064.530.000 de hoy) y el empleo de 500 trabajadores (dos de los cuales murieron durante las faenas, en enero del 86).

En 1985, el Metro transportaba en promedio 454.000 personas al día. Junto con la apertura de las dos nuevas estaciones de la Línea 2, en agosto Metro había reimplantado el sistema Metrobus en 3 de sus estaciones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...