28 ene. 2015

Vi Héroes... y no me gustó. Aquí el porqué

Antes que nada debo decir: No soy crítico de cine, no creo saber de cine, ni de actuación, ni de nada que me respalde para dármelas de comentarista de cine. Pero lo voy a hacer igual.

Y la segunda advertencia: SPOILERS! Muchos spoilers, o sea, básicamente les revelo de todo lo que va a pasar en la película tras el salto.

En realidad, esta crítica es más bien para personas que ya vieron la película, o no quieran verla. Porque revelo demasiado, y no me encargo de resumir la trama (la que de todas maneras queda clara con tan sólo mirar la sinopsis).

Esperaba más de Héroes. Me encantó el trailer, me reí mucho con él... pero como pasa con muchas películas, las mejores partes estaban todas en la sinopsis. Y eso caga los chistes al ver el filme


También esperaba mucho de la película porque me encanta Fabrizio Copano, al menos cuando lo escuchaba en "La Supercarretera" de Radio Horizonte. Pero eso era radio. Verlo en el cine fue distinto. Podrían decir que está el antecedente de los sketches del Club de la Comedia, pero creo que ahí no es Copano el que manda... porque son bien fomes esos sketches.

Le tenía fe al Copano chico, en una película donde cláramente sería su humor, absurdo y crítico, y sin los fomes del Club de la Comedia. En su lugar, una serie de maravillosos actores ya mayores, pero que me encantan.
O sea... ¡Andrés Rillón!


Pero no. No me gustó la película. Quería gustar de ella, traté. Y al principio estaba contento con lo que estaba viendo... pero se me pasó rápido. Trataré de explicar por qué. 

Primero, Copano. No actúa bien, hablaba demasiado rápido, y no le daba el énfasis necesario a las cosas. Creo que su humor absurdo, que me encanta, funciona mejor en un contexto de seriedad. Pero eso casi nunca existió en la película, nada de lo que hacía o decía parecía creíble, importante. 

Luego (supongo) el director. Cuanto duran las escenas, qué tan rápido van... creo que le faltaba un ritmo adecuado. La historia iba muy rápido, y nunca se esforzaban por hacerla sentir real. 

O sea, la premisa era absurda desde un principio, pero se supone que al menos parezca que los personajes la creen. Todo era saltar de una idea a otra, sin mucha explicación ni credibilidad. Y sin mucha gracia. Faltó que la película se tomara más en serio a sí misma, y se diera tiempo de plantear la historia de forma que pareciera importante.

Especialmente hacia el final... se sentía cero tensión. Me gustaba Héctor Noguera (Echazarreta) como villano, pero siento que debieron haberlo hecho un poco más exagerado, más Mr. Burns. O exacerbar su ridícula españofilia. 
Aquí imagino que la culpa es del guión. Muy pobre. Porque la historia o el ritmo podrían quizás dar lo mismo si las situaciones fueran graciosas (es una comedia, finalmente) pero no lo eran. Y es un tremendo desperdicio de los actores que fueron parte del film. Por ejemplo, no hubo nada de la interacción en la oficina de la Onemi, antes de que echen a Copano. Eso hubiera sido ideal para hacer alguna referencia a La Oficina, por ejemplo (aparte de la muy graciosa foto de Don Pío con Canitrot, parte de una de las microbiografías). 

Quizás debieron dejar improvisar a los viejos, y de ahí definir sus personajes y sus conflictos. O quizás fue al revés, los dejaron solos y no se les ocurrió nada...
La relación de Copano con los viejos era rara también, y eso que debería haber sido lo más importante de desarrollar para que la película funcione como tal, y no sea solo una sucesión de chistes. Se entendía que Magallanes, el personaje de Fernando Alarcón le tenía mala al joven, pero se le quita altiro cuando éste lo encuentra en el asilo (¿por qué no hicieron una escena con el café con piernas?). ¿Y qué sentían los demás? Nunca parece que les hubiera importado mucho que los echaran por culpa del jovencito que vino a cambiar todo. 

Y cuando los viejos estaban solos en el asilo. Eran simplemente como un montón de viejos. Nada de la gracia de Julio Jung, o de la Delfina Guzmán fue aprovechada. Eran simplemente unos viejos, algo cagados, pero tampoco tanto como para ser divertido por ese lado. Si no querían denigrar a estos próceres (Copano los idolatra, quizás eso le hizo difícil acomodarlos a lo que tenía en mente), podrían haber puesto algunos viejos como extra y reírse de ellos en su lugar.

El personaje de Ringeling también me decepcionó. Al principio prometía, y me gustó cuando la presentan, y la secuencia que muestra un Copano 100% en la Friendzone (me sirvió para empatizar totalmente con su personaje, jajaja). 

(No encontré fotos de Ringeling en Héroes, así que me veo obligado a poner estas espantosas imágenes que ven a continuación)
Pero después esta niña no hace más que investigar por Copano, y casi no aparecen juntos, salvo para que ella le entregue de la nada el discursillo cliché sobre lo que significa ser un héroe. Me hubiera encantado verla más protagonista, algo que por un momento parecía iba a ser... pero termina siendo secuestrada, la típica damisela en peligro que debe ser rescatada. 
Supongo que la idea era seguir el cliché para jugar con lo del "héroe", pero me hubiera gustado verla más como heroína a ella. Que hubiera habido más sustancia, algunos diálogos interesantes entre Ringeling y Copano. Porque tampoco pareció creíble que ella amara repentinamente al protagonista.
Felipe Avello también me decepcionó. Creo que el personaje era muy siniestro y formal para la forma en que él se maneja. Quizás debieron haberlo puesto como un secuaz menor de Echazarreta, y haberle permitido ser más él, más loco y menos tieso. 

Volviendo a la dirección (supongo), y a cosas más accesorias, había tomas raras. Cosas chicas pero que distraen, como cuando Copano hablaba con alguien, y mostraban su cara de lado en primer plano... no se veía muy bien. En otras veces, sentí que la cámara estaba demasiado encima del personaje. Las escenas adentro de las torres eran feas, mal iluminadas.

Cuando Copano llega a salvar a su amada, era muy ridículo, ni siquiera parecía estar bien amarrada, o hay alguna justificación de por qué la tienen amarrada así.

Y cuando finalmente le explota la bomba a Echazarreta, y la torre empieza a derrumbarse... Primero, se demora una eternidad. Pero lo más ridículo, es que cuando graban a Copano en el helipuerto, primero mueven la cámara para simular el derrumbe, pero después ni se preocupan de eso, mientras esperan otra eternidad a que llegue el helicóptero con Martín Cárcamo. Ese me pareció un chiste muy bueno (preparado bien antes en la película), pero se demoraba demasiado. Debió haber sido más rápido, para no darle tiempo al espectador de darse cuenta que el chiste venía, ¡y porque la torre no puede demorarse 10 minutos en derrumbarse!
En fin... lo que he escrito puede hacer parecer que la película era terrible, y no creo que lo fuera, realmente. Pero es ahí nomás, y siento que lo que más empaña mi revisión es que esperaba mucho más. Tenía fe en la película, y me decepcionó muchísimo. A ratos me reí, y creo preferible verla a que no (ojalá en la tele)... simplemente no fue tan buena como debió y prometió ser.

No había visto este video promocional... ¡casi chistoso!

Comentarios puntuales

Me gustó que la película carezca de humor escatológico, de la ordinariez típica del humor chileno actual en lugares como el Festival de Viña. El problema es que, como tampoco resultaba muy graciosa, quizás termine sirviendo como argumento de los que dicen que sólo el humor grosero hace reír.

La presentación de los personajes al iniciar está muy bien, especialmente el recurso de las microbiografías de cada uno, rápidas y llenas de datos extremadamente absurdos junto a fotos photoshoppeadas, me encantó. Pero precisamente eché de menos que lo siguieran usando más después (solo lo hacen una vez). La aparición de Bachelet era muy graciosa, también el chiste del Titanic... pero ya los habíamos visto en el trailer.

Me reí mucho con la pequeña participación de Hermógenes con H.

Por si acaso: Mucha gente se queja del placement, pero a mi no me molestó mucho. Creo que es entendible para una película chilena, que necesita conseguir recursos como sea, y que no se veía barata. Aún así, claramente en un par de veces es pasaban de la raya. Por ejemplo, el placement de Limón Soda me pareció sutil, pero especialmente uno de Toddy, me molestó. Cierran una escena en que Copano le presenta a la niña la información que logró robar de Echazarreta (algo que hace con una naturalidad inverosímil), mostrándolo a él inmediatamente sacar una galleta mientras hacen un closeup al envase... burdo y distractivo.

Más adelante, un personaje pide su cerveza diciendo "pásame la Becker". De nuevo, el efecto sería el mismo si la escena fuera igual, pero sin mencionar la marca. Ésta salía claramente (y no por primera vez en la película, además).

Para cerrar... ¡podrían haber hasta hecho alguna referencia a esto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada