16 dic. 2014

Debate sobre la religión en La Red, con presencia de la Sociedad Atea (VIDEO)

Anoche Anuar Rabi, presidente de la Sociedad Atea, participó de un panel en el programa "Cultura Verdadera" de La Red, para debatir sobre la religión en Chile. Aquí está el video. Fue una novedosa oportunidad para apreciar claramente la agresividad y falta de argumentos de los defensores de la religión, por eso los invito a revisar el programa y mis comentarios, más abajo.


El programa está armado con notas pre-grabadas que exponen temas, dando luego pie a la discusión de los invitados. Estos fueron Humberto Lagos, experto en sectas; Andrés Meyer, del Consejo Chile-Israel (judío); Emiliano Soto, obispo evangélico pentecostal; Hugo Zepeda, teólogo católico; Fernando Montes, cura católico jesuita; Fuad Musa, del Centro de Cultura Islámica; y Anuar Rabi, presidente de la Sociedad Atea. El presentador es Jean-Phillipe Cretton.

Quisiera opinar en cada una de las falacias que emiten en el programa los defensores de la religión, pero eso es imposible en un video de 2 horas. Trataré de exponer igual algunos puntos sobre segmentos específicos que más llamaron mi atención, especialmente cuando las posiciones se enfrentaron (entre paréntesis, el momento en el video en que suceden).

Primero que nada: Creo que hubiera sido bueno preguntar a los defensores de la religión presentes cómo prueban que sus creencias son ciertas. 

Porque, como es de esperar, los religiosos se centran en los supuestos beneficios de la fe, y no van a lo más importante: ¿Tienen alguna evidencia de que existe Dios? ¿Pueden acaso defender como ciertos todos los supuestos milagros, todas las historias sobrenaturales en la que se basa su creencia? Por supuesto que no.

Por eso evitan el tema, y tratan de convencernos de que sin religión no hay moral, no hay amor al prójimo, no hay valores. Lo que es absurdo, pero aunque fuera cierto, no prueba que exista Dios, ni menos todo el entramado religioso que le complementa (sigue). 

Centrarse en los valores supuestamente asociados a la religión, o la forma en que estas se practican, da a entender que no está en discusión lo básico: ¿Son reales las religiones?

También hubiera sido bueno un moderador útil, y más imparcial. Por ejemplo, Musa llega y lanza una acusación (Minuto 29:30) "el laicismo se está convirtiendo en un fundamentalismo", y nadie le pide que demuestre lo que está diciendo, que no es más que una generalización irresponsable. 

Peor aún, Cretton comenta la chapita "Dios no existe" de Anuar Rabi, y le dice, como un reproche, si acaso andar con eso no es "provocador" (1:26:30). ¡Por favor! ¿Estamos en la Edad Media? No hay pruebas de que existan dioses. Pero lo políticamente correcto es encontrar provocador decir "Dios no existe".

Las contradicciones en la religión

El momento más educativo de todo el programa se dio cuando Anuar Rabi mostró como las religiones están en sí mismas llenas de contradicciones (1:27:40 - y eso que no habló de las diferencias entre religiones), que emanan de sus propios "libros sagrados", que tienen al mismo tiempo mensajes de amor y llamados al genocidio. 

La intolerancia de los líderes religiosos explotó. Musa hace callar a Rabi, diciéndole "¡no sabes nada, estás hablando de cosas que no entiendes!". ¿Acaso qué hay que saber? Las contradicciones están escritas en los propios libros, no hay que ser religioso para darse cuenta. 

Pero Musa trata a Anuar como si fuera tonto o ignorante, con un paternalismo agresivo, le dice "entiende", "eso no es así", "si no eres teólogo o académico no puedes entender", "estás hablando de cosas que no sabes", "eres un cerrado", etc. Montes también actuó agresivamente contra Anuar en esta instancia (y después se puso a hablar cosas que no tienen nada que ver, con su tradicional retórica escapista). 

Lo más irónico es que de hecho, Musa da la razón a Rabi, cuando le responde que no solo hay cosas malas en su texto sagrado: "También tienen cosas buenas", dice el musulmán. TAMBIÉN, ergo, hay cosas buenas y malas. Eso es la DEFINICIÓN de una contradicción. El problema es que las partes "buenas", como el amar o los demás, las podemos incorporar a nuestras vidas sin necesidad de la religión. Pero las malas, como la de difundir la fe con la espada, solo dan justificación a psicópatas para cometer las más grandes atrocidades.

Finalmente, lo hacen los religiosos, esos teólogos y académicos que Musa pone como monopolistas de la verdad, no es más que inventar excusas para poder el elegir lo que les conviene de los textos sagrados, y dejar de lado lo que no. ¡Ellos, meros humanos, censurando la obra de Dios, el pilar de su fe!

Moralidad y religión

Cuando Anuar Rabi explica que los valores que como sociedad respetamos, son "valores humanos" y no patrimonio de la religión (1:32:30), el cura Fernando Montes deja bien claro lo escalofriante de su filosofía. Exije a Anuar que explique cual es su "justificación" para, por ejemplo, no matar a otra persona. La lógica de Montes es que él no mataría a otro ser humano, porque también lo cree hijo de Dios. ¿Ven lo ridículo de esta afirmación, y sus implicancias?

Según la "lógica" de Montes, las personas necesitan una "justificación" para no matar a los demás, "justificaciones" para tener valores. Y en el caso de Montes, la única justificación válida es creer la historia sobrenatural de un Dios con características humanas, de cuya existencia no hay evidencia alguna. Super buena justificación...

No necesitamos "justificaciones" para respetar la vida. Sin su religión, nos da a entender Montes, no tendría razón alguna para no matar a Rabi. ¡Y lo peor es que Montes cree que con eso está defendiendo a la fe!

Parte del problema es el concepto de "justificación", que usa Montes. Es clave, y por eso lo pongo entre comillas, por ser una referencia textual a su discurso. Tiene que ver con el error humano, que las religiones explotan, de buscar "justificaciones", un sentido de por qué las cosas son como son, y no explicaciones de por qué las cosas son como son. Hablar de "por qué" en el sentido de propósito. Esto es absurdo, ya que el mundo natural no responde a patrones de intencionalidad. La naturaleza puede ser explicada, y para eso está la ciencia. La ciencia explica por qué no queremos matar a los demás. El buscar una justificación para el funcionamiento de la naturaleza esto no tiene sentido, no es una pregunta válida. Montes, al obligar a Rabi a jugar en sus términos, pretende que este valide esa pregunta absurda para la que la religión tendría una respuesta.

La realidad es al revés de lo que dice Montes, y como todo comportamiento humano, es un tema de estudio que compete a la ciencia, no a la religión. La gran mayoría de los seres humanos no tenemos el deseo de matar a los demás, porque así nos hemos desarrollado como especies, en términos evolutivos y sociales, desde que existe la vida.

Lo natural, el sentido común, lo innato a las personas es no matar a otros, lo que tiene total sentido al ser animales sociales, que hemos construido una civilización en base a colaborar entre nosotros, y al saber que podemos confiar en que no seremos asesinados por cualquier otra persona. Los animales no humanos tampoco andan matándose porque sí. Suponer que la naturaleza humana implica un instinto asesino no tiene fundamento, pero esto es lo que Montes está suponiendo al decir que necesitamos justificaciones para no matar...

Lo más curioso es como Montes trata de parecer tolerante con Rabi, diciendole que "podemos convivir porque estamos de acuerdo en un valor". Ahí tiene razón Montes. Podemos convivir porque tenemos los mismos valores, ¡sin necesidad de la religión!

Y ojo que Montes encuentra tan bueno su argumento, que asegura que podría "apretar" más a Rabi. Con un aire de superioridad insufrible e injustificado. Y cuando Rabi le comienza a entregar las explicaciones científicas de la empatía humana, Montes no quiere escucharlo más.

Lo que hacen las religiones es tomar esta verdad intrínseca de todos nosotros, y robársela. Tú no puedes ser moral, si no crees en mis dioses. Es el paquete completo, o nada. Esta actitud dogmática de los religiosos es absurda, falsa, ofensiva y opresiva, y no tenemos por qué seguir haciendo como que está bien o es normal. 

De más está decir que el no matar, el tratar a los demás como quisieras ser tratado, y tantos otros valores son compartidos por la mayoría de las religiones, y por los que no tenemos ninguna. Yo soy ateo, y me ofende lo que se desprende de la lógica de Montes. Como entre mis valores está un respeto a la libertad de los demás, no estoy diciendo que no pueda este cura decir lo que quiera. Pero quiero llamar a los chilenos a darnos cuenta de lo injusto y ridículo que es su argumento, y de como discrimina a los que no creemos en una religión.

Estado Laico 

(Minuto 56:20) Anuar Rabi expone claramente el planteamiento de la Sociedad Atea sobre el Estado Laico: Desde la Constitución de 1925 la Iglesia está separada del Estado. El Estado pertenece a todos, y debe representar y respetar a todos, por eso no debe incorporar símbolos religiosos en sus edificios, menos en La Moneda. 

En ningún caso llamamos los ateos a prohibir la expresión religiosa, Rabi se refiere específicamente a los edificios públicos, tema que salió a la luz por el pesebre instalado en La Moneda. Pero inmediatamente Montes y Musa se hacen las víctimas, y hablan del supuesto monstruo del laicismo (que el musulmán ya había dicho que "se ha vuelto fundamentalista"). Musa hasta menciona el caso de Francia, que es mucho más extremo que lo que está proponiendo la Sociedad Atea.

Montes dice que "el laicismo era pelear contra una religión", y que esto es algo añejo. Bueno, sí, por lo mismo Rabi explicó que no es esa la propuesta de la Sociedad Atea. Pero Montes sabe que basta con tirar la idea, para que la gente que no está poniendo mucha atención crea que la propuesta de Estado Laico es un ataque contra la Iglesia Católica. 

De verdad me sorprendieron esos ataques contra Estado Laico. Anuar nunca se ha opuesto a la libertad religiosa. ¡Pero el Estado es de todos! Por eso no debe tomar partido por una religión en particular. Según Montes, el pesebre "fomenta la diversidad", lo que es ridículo. ¿Cómo poner el símbolo de una religión, que más encima es la más popular (no necesita promoción, digamos), va a ser signo de diversidad?

Después varios se suben por el chorro, y no sólo quisieran un pesebre, si no ver a sus religiones también en La Moneda. "Ecuménico", lo llaman ¿Y los no religiosos? ¿Y las miles de religiones, sectas y creencias que no son las más populares? La Moneda es la casa de todos los chilenos, y el Estado debe estar separado de la religión para poder respetarnos a todos. Las iglesias no tienen ninguna limitación para existir y para difundir sus mitos, pero por qué debieran meterse en el Estado.

Bonus track: Frescos

(Aquí un par muestras de lo aprovechados y falsos que pueden ser los líderes religiosos cuando les conviene, y que no cabían en los capítulos anteriores)

El lider evangélico se queja de que "solo son escuchados". Y qué pretende acaso, que el Estado haga todo lo que los evangélicos quieren. Por favor, ¡hasta tienen su propio Te Deum! Esa victimización de las religiones es tremendamente patético, y un símbolo de debilidad.

El musulmán se aprovecha y dice (45:00) que el Islam está en Chile desde siempre, porque "está en nuestros apellidos, en las estrellas de 8 puntas de la Catedral, en la pileta del Patio de los Naranjos, en nuestro idioma". Mentira. Lo que hace aquí Fuad es hacer sinónimo lo árabe con lo musulmán, lo que es falso. No todos los musulmanes son árabes, no todos los árabes son musulmanes. Sería igual de incorrecto y ofensivo decir que todo lo chileno es católico, sólo porque es la religión mayoritaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada